Las dos orillas del puente, preparadas para acoger sendas estaciones de control de emisiones

La presidenta de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, Teófila Martínez, y el delegado territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Daniel Sánchez, han visitado, acompañados de los técnicos responsables del proyecto, las dos ubicaciones, a ambos lados del Puente de la Constitución de 1812, en las que se ubicarán sendas estaciones de control de emisiones.

Ambos organismos trabajan desde hace meses con el objetivo de establecer una metodología de vigilancia de la posible emisión de partículas debida a las manipulaciones realizadas en el muelle de La Cabezuela-Puerto Re0, así como del resto de actividades industriales del entorno.

Para ello, en los próximos meses, se pondrá en marcha un nuevo sistema de control, avalado por la Universidad de Huelva, que consistirá en la medición de los niveles de PM10 y un estudio de contribución de fuentes para determinar el origen de posibles impactos, cuando se produzcan.

Este proyecto conlleva la instalación de dos estaciones de medida en las que se alojarán los equipos captadores junto con la tecnología y herramientas necesarias para desarrollar las mediciones.

Los técnicos encargados del proyecto han estimado la necesidad de controlar no sólo las emisiones en la zona más cercana a la actividad portuaria en Puerto Real, sino también, al otro lado de la Bahía, en la Barriada de la Paz.

En concreto, se instalará un medidor en las instalaciones del Club Deportivo de Pesca Viento de Levante y el segundo, en la dársena de La Cabezuela-Puerto Real, junto a la gasolinera ubicada cerca del acceso al puente.

La presidenta de la Autoridad Portuaria ha destacado la importancia de trabajar de forma coordinada con Medio Ambiente para poder controlar de una manera más exhaustiva las emisiones, algo que, en este proyecto en concreto avala la Universidad de Huelva.

En los próximos días, la Autoridad Portuaria adjudicará la parte del proyecto que le corresponde, esto es, la ejecución de las casetas en las que irán alojados los medidores, con objeto de poder contar cuanto antes con las mejores herramientas para controlar las emisiones.

En este sentido, la presidenta ha explicado que según los resultados que vayan arrojando estas torres de control, se irán tomando medidas con el objetivo de minimizar el impacto de la actividad portuaria en el entorno.